CORAZÓN

Todos los días se arreglaba el corazón como quien se arregla el cabello. Aquella mañana notó por primera vez que había comenzado a perder fibras del miocardio como quien va perdiendo el pelo. Buscó en farmacias y droguerías un crececorazones, pero no lo encontró. Fue entonces cuando decidió hacerse un injerto, sentimiento a sentimiento.

INFARTO

El corazón no pudo mantenerse a flote por más tiempo y se desplomó por la fuerza de su gravedad.

corazon microrrelato

 

EL PARADO DE LARGA DURACIÓN

Fue a inscribirse en la oficina de corazones desempleados. Llevaba demasiado tiempo en paro cardiaco. Necesitaba alguna prestación, por mínima que fuera.

 

UN CORAZÓN DEMASIADO PUDOROSO

Incluso en la intimidad más íntima le resultaba imposible desnudar su corazón de cintura para abajo.

 

ANOREXIA

En contra de lo que le habían dicho, el tiempo no había curado su corazón, que se fue haciendo cada vez más anoréxico con el paso del tiempo. Ahora, únicamente se alimentaba de desamor.

 

TRASPLANTE

Necesitaba con urgencia un trasplante, pero no encontró ningún donante de amor… ni siquiera por accidente.

 

(Microrrelatos extraídos del libro Ajuste de Cuentos, de José González Núñez, editado por Arráez Editores y KOS, Comunicación, Ciencia y Sociedad, 2013)

Doctor en Farmacia
Autor de los libros: La Historia oculta de la Humanidad, La Farmacia en la Historia, Ajuste de cuentos y Viaje al levante almeriense, entre otros

Dejar respuesta