Durante la vida pruébate a ti mismo: mira lo que te es perjudicial y no te entregues a ello, porque no todo conviene a todos… No seas insaciable, porque en los muchos manjares anida la enfermedad… El que se refrena alarga la vida, pero has de considerar que en el término medio no está la virtud, sino el aburrimiento… El que no se impacienta durante la convalecencia puede reponerse antes, pero nadie debe ser más paciente que Job… El corazón alegre hace tener buena cara y procura tanto bien como una buena medicina, pero la pena del corazón abate el espíritu y seca los huesos del alma.

libro sefyp

(Microrrelato extraído del libro Ajuste de Cuentos, de José González Núñez, editado por Arráez Editores y KOS, Comunicación, Ciencia y Sociedad, 2013)

Compartir
Artículo anteriorEl im-paciente
Artículo siguienteMicrorrelatos de la des memoria

Dejar respuesta