Justificación

Los periodistas, muy ufanos, llevan el estandarte del “cuarto poder”, referido a los medios de comunicación. En otros sectores, como  finanzas, ciencia o política, se reconoce también su importancia. La información es poder, suele decirse. Otros términos, como lenguaje, publicidad, medios, mensajes o transportes, suelen identificarse con la comunicación, cuando son solo una parte.

Los individuos, cualquiera que sea su nivel de organización, desde una simple bacteria al complejo Homo sapiens, son incapaces de sobrevivir y desarrollarse aislados. No basta con que formen parte de una población, uno la lado de otro. No. Deben interaccionar, tienen que comunicarse, es decir, intercambiar información. Solo así los individuos de una sociedad pueden adquirir conocimientos y habilidades, adaptarse al entorno, corregir errores y progresar.

La prueba de su importancia la tenemos en los avances del último siglo. La biología molecular, genética, etología, televisión, aviación, telefonía, redes, robótica, inteligencia artificial, etc. son algunas muestras. Cada día nos desayunamos con información en tiempo real de infectados, hospitalizados, polen ambiental, niveles de tráfico o encuestas de intención de voto. Cada uno de los ejemplos citados es comunicación en sí misma; todo es comunicación.

En el principio fueron los ácidos nucleicos

El ácido desoxirribonucleico (ADN) es la genuina fuente de información de los seres vivos y su estabilidad garantiza una duración inédita en el entorno. Confiere identidad y es conductor, en todo su significado, de la estructura que lo alberga, sea una bacteria o una célula humana. Director del teatro del microbioma, puede representar el papel de motor principal o de actores genéticos móviles, como transposones, plásmidos o fagos.

El ADN, mejor estudiado desde el principio, se consideró el “disco duro”, el único protagonista vital donde se guarda toda la información. Sin embargo hoy se acepta que el ARN también porta información genética, precediendo en la vida al ADN.

El ácido ribonucleico (ARN) se ha puesto de moda con la pandemia de COVID-19, al ser el componente esencial de los virus responsables. Se ha reforzado su importancia con la revolucionaria vacunación a partir de este compuesto. Y no es ciencia ficción.  Muchos millones de personas han sido informadas con el ARN viral, inoculado intramuscularmente, para fabricar las adecuadas defensas.

Propiedades del ARN.- Está presente en todos los seres vivos; incluso en algunos virus es el único material genético. De su importancia en el fenómeno de comunicación dan fe los tipos, funciones y denominación de los tipos descritos.

 ARN mensajero: el más conocido, recoge la información del ADN y la transporta hasta los ribosomas, fábricas de proteínas. Se trata de un ARN codificador porque determina la secuencia de aminoácidos formadores de proteínas. ARN de transferencia:es el encargado de transferir ordenadamente los aminoácidos a los polipéptidos hasta formar la proteína necesaria en cada momento.

ARN ribosómico: encargado del “montaje” de los enlaces peptídicos, componentes de la información. ARN regulador: así denominado porque se encarga de verificar, corregir y, en definitiva, regular la expresión génica. ARN de interferencia: funciona como interruptor de la transmisión de la información. ARN mitocondrial: tiene las mismas funciones pero actúa con cierta independencia del sistema celular. Las mitocondrias, ancestros bacterianos fagocitados en células superiores según la teoría de la endosimbiosis, dispondrían así de su “gabinete de comunicación” propio.

Características de la comunicación

Según la Real Academia Española, en una acepción genérica, es la “transmisión de señales mediante un código común al emisor y al receptor”.

La característica más llamativa, con la que frecuentemente se identifica la comunicación, es la Información. Se define como: “comunicación de conocimientos que permiten ampliar o precisar los que se poseen sobre una materia determinada”. En biología: “propiedad intrínseca de ciertos biopolímeros, como los ácidos nucleicos, originados por la secuencia de las unidades componentes.” En genética: “conjunto de mensajes codificados en ácidos nucleicos que expresan los caracteres hereditarios propios de los seres vivos mediante reacciones bioquímicas”.

En los programas de Ciencias de la Información y Ciencias de la Educación se estructura la comunicación en 6 puntos. Estos son: emisor o fuente, mensaje,  receptor, canal o medios, código o lenguaje y contexto. Son los nudos estratégicos de las comunicaciones aplicables a todos los seres vivos, no solo a las sociedades humanas

Emisor.- Es la persona, célula o estructura que emite o lanza señales, ondas o códigos traducibles a mensajes”. El ADN, cerebro, bibliografía, acervo cultural o  nube informática son ejemplos de almacenamiento de productos, datos y conocimientos disponibles para transmitir. Por eso se habla de fuentes de información, fuentes bien informadas, fuentes de infección, manantiales, etc.

Una célula microbiana delimita su territorio en el microbioma emitiendo sustancias-señales como antibióticos o enzimas. En los patógenos, el ADN acumula la información de sus toxinas y se mantienen en los reservorios constituidos como fuentes de infección.  Las plantas emiten con sus semillas toda la información necesaria. El líder de la manada señala la ruta a seguir y marca su liderazgo por diversos códigos. El informe analítico de un paciente sintetiza las señales emitidas de normalidad o enfermedad del hígado (transaminasas), riñón (albuminuria), sangre (eritrocitos), etc. Profesores,  políticos y periodistas son emisores bien conocidos de información con los medios a su alcance: revistas, periódicos, radio, televisión, etc.

Mensaje.- Encargo”, “indicación”, “significado de una aportación”. En biología:“señal,  fundamentalmente bioquímica, que induce en las células u organismos una respuesta determinada” Los mensajes se refieren a las órdenes impartidas para iniciar, desarrollar  y finalizar cualquier actividad. En un ciclo celular, por ejemplo, se emiten las señales para sintetizar elementos y estructuras con una rapidez y precisión insospechada. En los estudios de abejas y hormigas no dejan de sorprender las ingeniosas “órdenes” que regulan su vida. En los organismos humanos, como en los demás, todo es mensaje relacionado con células, hormonas, fluidos, cerebro,… Algo parecido ocurre con las relaciones sociales donde leyes, normas e información se estructuran y dosifican en forma de mensajes.

Canal.- “conducto o mecanismo de circulación del mensaje”.

Son necesarios en todos los niveles de organización, como los canales iónicos celulares del calcio y sodio. El sistema nervioso y vascular están especializados en conducir las más diversas y complejas informaciones de ida y vuelta en organismos superiores. El aire, agua, alimentos, contacto o artrópodos vectores, son canales de comunicación bien conocidos en infecciones. Socialmente asistimos a una revolución tecnológica: transporte, prensa, radio, TV, telefonía, redes. El protagonismo de los actuales canales o medios de comunicación es tal, que se da por bueno el lema “El medio es el mensaje”.

Receptor.- “Es la persona que recibe un mensajeEn biología: “estructura del organismo que recibe estímulos y los transmite a los órganos nerviosos”. En bioquímica: “estructuras moleculares que interaccionan y responden específicamente frente a toxinas,  hormonas, medicamentos, etc.”. En la pandemia nos hemos familiarizado y percatado de la importancia de los receptores del epitelio respiratorio para los antígenos virales. Losórganos de los sentidos son los receptores de estímulos mejor conocidos. Curiosamente, idénticos receptores moleculares se han localizado en órganos y especies diferentes. También se achaca a diferentes receptores la caracterización de población susceptible en Medicina y población sensible a mensajes ideológicos en Sociología.

Lenguaje.- “Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa y siente”. “Señales que dan a entender algo”. En biología: “señales estimuladoras de receptores”. El lenguaje binario informático es prácticamente idéntico a los cambios de carga iónica (+, -) de membrana y canales celulares. Señales físicas: sonidos, ultrasonidos y radiaciones lumínicas, constituyen un lenguaje, de diferentes longitudes de onda, al que atienden todos los seres vivos. Otro tanto ocurre con señales químicas, como enzimas, hormonas o medicamentos. Y por supuesto, incluiremos el lenguaje hablado,  escrito, gestual, visual,…

Para cada situación, un código. Continuamente se describen nuevas moléculas-señales de relaciones bacterianas, vegetales o animales. Recientemente se descifró un nuevo código de señales celulares para comunicarse a distancia en el propio organismo, los exosomas. Son secreciones celulares circulantes con variadísima información genética. Probablemente se trata de un lenguaje complementario de interés en metástasis cancerosas y enfermedades metabólicas

Contexto.- “Entorno físico, bioquímico, social o político en el que se produce la comunicación”  ¡Las circunstancias mandan! La oxigenación, nutrientes, temperatura,  densidad poblacional, entre otras circunstancias, condicionan todos los nudos de las  comunicaciones de todos los elementos vivos, en todos los niveles de organización. En medicina se habla de factores condicionantes y en general, del entorno o medio ambiente.

Consideraciones finales

La estructuración académica de requisitos o nudos esquematiza una realidad más compleja. Frecuentemente información y emisores se multiplican, los mensajes se contradicen y superponen, del código de señales sabemos descifrar el lenguaje y poco más. Un ejemplo es el mensaje de vuelta (“feed back”), medida de seguridad por retroalimentación de la comunicación. El receptor pasa a emisor y el mensaje de vuelta suele utilizar un canal diferente. En biomedicina, la actuación del ARN de interferencia, las interacciones microbianas, la inmunidad, el sistema nervioso o la regulación hormonal, aportan numerosos ejemplos. También es habitual su descripción en el mundo vegetal, conducta animal y sociología.

¿Estamos en plena revolución de las comunicaciones? Las redes, big data, telefonía, transportes, robotización, inteligencia artificial, etc., solo son nuevos instrumentos tecnológicos; los principios permanecen inalterables.

Nadie puede avanzar en Medicina, levantar una empresa, ganar una guerra o liderar una sociedad, sin el control estratégico de los nudos de comunicación. En conclusión, el fenómeno de la comunicación no es el cuarto, es el primer poder y el más importante de los seres vivos.

Médico e investigador español en Esfera Salud | Ver sus artículos

Médico, microbiólogo e investigador. Fue profesor de varias universidades españolas donde dirigió Tesis Doctorales y proyectos de investigación sobre: diagnóstico, nuevos antimicrobianos, simulaciones en modelos de cultivo continuo y arquitectura de poblaciones bacterianas. Su labor, plasmada en numerosas publicaciones en revistas científicas, libros y artículos de divulgación, ha sido reconocida con diversos nombramientos y premios. En Esfera Salud, sus artículos de divulgación sobre historia y actualidad de la Medicina, están dirigidos al público interesado en temas de Salud.

LEAVE A REPLY