Una foto de un cuenco con sopa de restos al lado de un pan pequeño

(16/10, Día mundial de la alimentación)

J. Prieto, Octubre, 2020

Objetivo: Destacar la importancia del Hambre y la concesión del Premio Nóbel al Programa Mundial de Alimentos.

El título viene a cuenta de la celebración por la ONU-FAO (Food and Agriculture Organization) del día de la Alimentación. El término Alimentación me parece un eufemismo, con un sentido de satisfacción y suficiencia fisiológica, cuando en realidad preocupa lo contrario, el hambre, definida como “Escasez de alimentos básicos, que causa carestía y miseria generalizada.”

  Iniciativa. El 5 de diciembre de 1980, la Asamblea General de la ONU, a propuesta de la FAO, aprobó la celebración del Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre de cada año con el claro objetivo de disminuir el hambre en el mundo; propósito que también busca la “Agenda 2030” de la ONU con su meta de hambre cero. En este año, 2020, se hace un llamamiento especial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los más desfavorecidos y afectados por la COVID-19.

  Estas actividades tienen una gran importancia en el mundo. Así se ha reconocido con la concesión, hace unos días, del Premio Nóbel de la Paz al “Programa Mundial de Alimentos”  de la FAO. El Programa se financia con donaciones  gubernamentales fundamentalmente hasta los 8 mil millones de dólares anuales que se emplearon en 2019, a pesar de la aportación americana reducida a la mitad, suplida en buena parte por China.

  Objetivos establecidos por la FAO :

       – Estimular una mayor atención a la producción agrícola y la cooperación técnico-                                        

            económica entre países en desarrollo.

       – Promover la participación de poblaciones rurales, especialmente la mujer.

       – Aumentar la conciencia pública sobre el hambre en el mundo.

       – Promover la transferencia de tecnología al mundo en desarrollo.

       – Fomentar la solidaridad en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza.

  Situación según la FAO:

       – A pesar de la abundante producción de alimentos, más de 820 millones de personas del planeta pasan hambre.

       – Las mujeres son las protagonistas en las áreas de la alimentación, nutrición y seguridad

       – Las regulaciones internacionales sobre seguridad, semillas, etc., son buenas, pero tan caras, que las poblaciones pobres no pueden pagarlas.

       Se está perdiendo la biodiversidad. Arroz, trigo, maíz y patatas, con sus variedades suponen el 60 % del aporte calórico; el otro 40 % de unas 150 especies más. Se están perdiendo de 8 a 10.000 especies utilizadas a lo largo de la historia.

        – Los sistemas alimentarios están desequilibrados: hambre, obesidad, degradación ambiental y falta de seguridad para los trabajadores de la cadena alimentaria.

        – Aumento de la tradicional vulnerabilidad de la población agrícola-ganadera ante dos temas de rabiosa actualidad: a) la brecha digital con el mundo rural dificulta las mejoras en producción, procesado, comercialización, distribución y consumo. b) la COVID-19 está afectando a todos, pero a medio y largo plazo las repercusiones serán mayores en el mundo rural.

Comentarios. Estamos en el siglo XXI, inmersos en la cultura de la publicidad, la divulgación y los mensajes pedagógicos cortos. Los lemas utilizados por la ONU-FAO para presentar anualmente desde 1981 el “Día Mundial de la Alimentación”, son un ejemplo  con vigencia actual. Destacamos los siguientes que hablan por sí solos de la trayectoria de la ONU-FAO en hambre-alimentación:

  1981.-“La alimentación: derecho prioritario”.

  1983.-“La seguridad alimentaria”.

  1984.-“La mujer en la agricultura”.

  1989.-“Alimentación y medio ambiente”.

  1993.-“La diversidad de la naturaleza”.

  1996.-“Lucha contra el hambre y la malnutrición”.

  1997.-“Invertir en la seguridad alimentaria”.

  1998.-“La mujer nutre al mundo”.

  2001.-“Combatir el hambre para reducir la pobreza”.

  2002.-“El agua: fuente de seguridad alimentaria”.

  2009.-“Conseguir la seguridad alimentaria en época de crisis”.

  2010.-“Unidos contra el hambre”.

  2013.-“Sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición”.

  2016.-“El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

  2019.-“Una alimentación sana para el mundo #HAMBRECERO”.

  2020.-“Cultivar, nutrir, preservar. Juntos”.

Es preciso destacar que la preocupación no es nueva y el enfoque tampoco. Hay referencias en todas las culturas y la forma habitual de comunicar el problema, a base de sentencias moralizantes cortas, aforismos o refranes pedagógicos mantenidos durante siglos, superaban sin problemas el analfabetismo existente. Veamos algunos ejemplos.

  Refranes sobre necesidad:

“Tomar agua nos da vida, tomar conciencia nos dará agua”.

“La naranja y la granada, antes que nada”. ( referencia a complementos necesarios)

  Sobre seguridad:

“El agua podrida, colada y hervida”.

“El agua, sin olor, sin color ni sabor y la ha de ver el sol” (depuración natural por UV)

“Leche bien cocida, tres veces subida” (al hervir)

“Toda carne es sospechosa, mas la muerta es venenosa” (controlar sacrificio del animal)

  Sobre las miserias:

“Con malas comidas y peores cenas, menguan las carnes y crecen las venas”

“Hambre, sed y frío, te entregan a tu enemigo”

“En panza vacía no hay alegría”

  Sobre reacciones, origen de conflictos:

“Un pueblo hambriento no atiende a razones, ni se pacifica con la justicia ni se doblega ante ninguna súplica” (Séneca)

“El hambre no tiene aguante”

“Hambre y esperar, hacen rabiar”

“El hambre y la guerra para verla a cien leguas”

  Sobre diferencias sociales:

“Grande martirio ha de ser, tener hambre y ver comer”

“No hay peor afán que mucho hambre y poco pan”

  Sobre soluciones:

“Los duelos con pan son menos”

“La mejor medicina, la buena cocina”

“El hambriento no repara en salsas”

“A buen hambre no hay pan duro”

  Sobre sátiras, que también las hay:

“Para quien coma muchos manjares, no faltarán enfermedades”

“Dieta y no recetas y tendrás la salud completa”

“En el comer, quien mal hábito adquiere, esclavo de él vive y muere”

En resumen, el hambre es un problema serio, amplio, secular y creciente pero solucionable. La solidaridad de Occidente es débil y China está tomando un protagonismo llamativo. En la actualidad, la existencia del hambre en el mundo constituye  una vergüenza para los países ricos.

Dejar respuesta